Las claves para que un ejecutivo tenga una carrera exitosa

Un buen uso del tiempo, conocer el lugar en el que se trabaja, las demandas de la organización y manejar la propia carrera como se administra una empresa, son puntos fundamentales para desarrollarse profesionalmente.

Tener una carrera exitosa y destacada es la meta de todo ejecutivo, sin embargo sólo algunos logran llegar a la cúspide de su profesión. Es que son varios los factores que debe manejar un profesional a la hora de relacionarse con su empresa y sus pares para salir airoso del desafío. Temas como el control del tiempo, el manejo de la propia carrera y la relación con sus pares son ejes fundamentales para alcanzar la bandera de la victoria.

Para explicar las razones que hacen a un ejecutivo más exitoso que otro, el docente de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile y gerente general de Pleasant Work Chile, Eduardo Zamora, usa una metáfora: “el Hipódromo está lleno de buenos jinetes, sin embargo los que llegan a la meta son los que han sabido escoger bien su caballo”.

Es que un profesional que aspira a lograr las más altas metas debe conocer sus fortalezas, su trabajo, la industria en que se desempeña y las demandas de sus propios jefes.

Zamora sentencia que “un buen ejecutivo es aquel que es capaz de administrar su carrera profesional de la misma forma en que administra la empresa para la que trabaja”.

Para ello, la persona debe conocer sus propias fortalezas, su oferta de valor para el mundo laboral. Una vez definido el punto, hay que reconocer el mercado meta en el que se pueden transferir las experiencias y competencias, y finalmente definir el plan de Marketing personal y la estrategia de canales de distribución. Estos son conceptos muy utilizados cuando se trata de productos y servicios, “pero muy complejos o pocos usuales cuando hablamos de ‘Usted Mismo S.A.’ “, indica Zamora.

La idea es simple, de acuerdo a lo que dice el experto: “el ejecutivo capaz de reconocerse como un producto es aquel que tomará las mejores decisiones para su carrera profesional, trabajará en el lugar que más le agrada y desarrollará sus talentos a cabalidad”.

El lugar escogido para despeñarse laboralmente es un asunto importante para quien quiere una carrera exitosa, pero un ambiente adverso no tiene que estancar al ejecutivo.

En este sentido, el decano de la Universidad del Norte, Diego Cardona, afirma que “considero que los ambientes laborales son cruciales para la aparición de ejecutivos exitosos; con esto no quiero decir que un ambiente laboral negativo sea un obstáculo para la aparición de estos perfiles en la organización. Un líder nato perfectamente puede desarrollarse en medios adversos”.

El tiempo es oro. Si bien culturalmente se le asigna un alto valor al tiempo, ello no necesariamente se traduce en hechos prácticos y este es un punto que todo profesional tiene que tener en cuenta.

Al respecto, Cardona puntualiza que “una de las habilidades más importantes del ejecutivo exitoso tiene que ver con el manejo del tiempo”. Ello, porque si bien teóricamente el ejecutivo debe concentrarse en pensar y proyectar a la empresa hacia el futuro, se termina cayendo en la trampa de lo inmediato, concentrando un altísimo porcentaje de horas en solucionar problemas y hacer cosas radicadas en el presente de la organización.

“Lo clave es lograr un equilibrio entre el tiempo dedicado a dar respuesta a los requerimientos que se producen en el día a día, lo urgente y el tiempo dedicado a pensar en el futuro de la organización, lo importante”, expresa el académico.

Una advertencia importante respecto al buen manejo del tiempo hace Eduardo Zamora, quien llama a los ejecutivos a estar alertas para determinar a los “ladrones de tiempo” en la oficina. Se trata de personas que citan a reuniones sin una agenda de temas a tratar, que requieren visto bueno de todas las decisiones, que necesitan supervisión continua, que están siempre pidiendo la resolución del jefe y que no distinguen lo urgente de lo importante.

A ellos hay que identificarlos “a fin de entrenarlos en planificación o simplemente apartarlos del equipo”, agrega.

La empresa y los ejecutivos exitosos. Harald Solaas, docente de la Universidad de la Plata, en su estudio “Una medición y tres descubrimientos: una síntesis de la Teoría de la Organización Requerida” explica que en las empresas se puede reconocer el “gerente real”, que es aquel a quien el empleado recurre cuando enfrenta un problema y quien de hecho determina el trabajo del subordinado y lo evalúa; y el “gerente formal”, quien está determinado por el organigrama de la empresa, pero no son los gerentes reales.

Es que el tema de los liderazgos es importante para la empresa.

Cardona señala que “Claramente la existencia de ejecutivos exitosos propende por el logro de los objetivos organizacionales y en ese orden de ideas es necesaria la existencia de esos perfiles en las organizaciones”.

Eso sí que hay que hay que tener cuidado con “aquellos que sólo quieren brillar por cuenta propia y nos les importa el resultado general del equipo. Ellosterminan como esos goleadores de equipos de fútbol que lo único que desean es hacer ellos los goles y el resto termina evitando darle los pases necesarios ya que saben que su éxito no será compartido con el resto del equipo afectando finalmente el funcionamiento de la organización como un todo”, advierte Zamora.

Quienes son bienvenidos en las firmas, son los profesionales que “sean capaces de compartir su éxito con el resto de la organización y entiendan su éxito como una parte del éxito común de la organización”, concluye.

Fuente: MBA AmericaEconomia
Comentarios
Publicar un comentario en la entrada