Los bonos dicen más que mil palabras

Los empleados piensan que rendirían más si su trabajo se liga a pagos por sus objetivos cumplidos; la fuerza laboral de una firma también quisiera tener participación accionaria, según un estudio.
Tener un buen desempeño laboral siempre es importante, pero este objetivo apremia cuando en el país hay más de 2 millones de personas desempleadas, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). Pero ¿de qué depende que el empleado sea productivo, y qué representa eso en lo económico?

Resulta que el salario está ligado, y en buena medida, al cumplimiento de objetivos por parte del colaborador; al menos eso confirma el 72% de los mexicanos. Y no sólo eso, el país tiene el nivel más alto de remuneración basado en el desempeño en la oficina, de acuerdo con una encuesta realizada por la consultora en Recursos Humanos, Kelly Services.

De un universo de 134,000 personas, incluyendo más de 7,000 en México, tres cuartas partes de los trabajadores en el país (81%) aseguran que serían más productivos si tuvieran una participación en la empresa o pudieran compartir las ganancias con su empleador; los hombres se mostraron más atraídos a esta idea que las mujeres.

A su vez, entre las remuneraciones que buscan, adicionales al sueldo, se encuentra la capacitación, seguido de beneficios para la salud y horario flexible. Más de la mitad de los encuestados señalan que los empleadores deben ofrecer incentivos para fomentar nuevos hábitos, como dejar de fumar, perder peso o hacer ejercicio, refiere el sondeo.

Incluso, el 91% dice que las iniciativas de salud deben formar parte de su paquete de empleo siendo el beneficio con mayor demanda el seguro de gastos médicos mayores, seguido de acceso al gimnasio, descuentos y programas corporativos de ejercicio.

¿Diferencias generacionales?

Los resultados del estudio, mismos que forman parte de la Encuesta Internacional de Empleos de la consultora, confirman que la generación Y (18-29 años) y la Generación X (30-47 años) tienen mayor inclinación que los baby boomers (48-65 años) a trabajar bajo el esquema de pago ligado al rendimiento.

"Tanto los Y como los X están sensibilizados al tema de buscar el espacio donde sientan que su rendimiento laboral les satisface, y por ello entienden que un pago se relacione con ‘qué hago'. Además son colaboradores multitask, que mientras atienden una junta mandan información a otro compañero desde su computadora. En cambio los baby boomers valoran dedicarse a una cosa a la vez, y la compensación para ellos va orientada a otros temas, además de la productividad, como el tiempo que han estado en la organización", explica la psicóloga industrial Ruth Espinoza.

De aquéllos que componen el 30% de los que no reciben remuneración por rendimiento, casi dos tercios (62%) aseguran que serían más productivos si sus ingresos estuvieran vinculados a sus resultados, siendo la generación Y la más atraída hacia este esquema.

"Muchos empleados están satisfechos con que una parte de su remuneración esté ligada a su rendimiento individual o de grupo. Esto indica que la mayoría confía en su capacidad para realizar su trabajo y creen que pueden participar de los beneficios al mejorar la productividad laboral", indica el director general de Kelly Services México y VP para Latinoamérica, Sergio Gómez-Luengo.

Medir tu trabajo por cuánto cumpliste una meta, en una fecha estipulada, ayuda a tener disciplina, el problema viene cuando tus actividades están muy ligadas a la de otros que no llevan el mismo ritmo laboral, y eso hace que no siempre cumplas a tiempo tus tareas. Si cuestiones como el bono o las gratificaciones están vinculadas con esa forma de medición terminas perdiendo ese tipo de ayuda, o debes hablar con tu jefe para que tu evaluación contemple esas situaciones", platica Erika Rojas, quien colabora para una compañía asesora de negocios.

Parece "tonto pero funciona"

Cuando a un empleado se le califica con indicadores (como el Balanced Scorecard) que miden la productividad con porcentajes, hay que hacerse experto en dos cosas: hacer una lista de actividades y cumplirla al pie de la letra y aprender a decir "no" a muchas peticiones de los compañeros, pues a veces "ellos avanzan en sus pendientes pero tú no lo haces en los tuyos", argumenta la psicóloga industrial.
Comentarios
Publicar un comentario en la entrada