Cómo convertir un vacío en su historia laboral en una ventaja


Jenson Crawford dejó su trabajo como programador de la energética Southern California Edison para perseguir su sueño de convertirse en un ingeniero de sonido. Pero luego se dio cuenta de que los conciertos nocturnos eran incompatibles con formar una familia. Así que decidió volver a su antigua carrera.

El problema: tenía un vacío de seis años en su currículum.

"Las compañías con las que me entrevisté no sabían nada sobre mi trabajo como ingeniero de sonido, así que tuve que explicarles ese vacío", cuenta Crawford, que convirtió esa experiencia de seis años en algo que las empresas de software podrían sacar provecho.

Resaltó su experiencia como jefe de proyectos, lo que involucró contratar y trabajar con un equipo de 50 personas. También tomó clases para pulir sus habilidades como programador. El esfuerzo dio resultado. Consiguió un empleo en Fetch Technology, una empresa de software.

Ya sea que se deban a cambios de carrera, despidos, viajes o la necesidad de criar hijos, los vacíos en los currículos pueden sugerir a los empleadores que a usted le falta compromiso, dirección o que está intentando esconder una mala experiencia laboral. Por eso es importante preparar una explicación y, si es posible, transformar sus experiencias durante ese "vacío" en algo que pueda ser positivo para su posible empleador.

Cualquier interrupción sin explicar en su historia laboral puede retrasar o anular una contratación, advierte Ann Spoor, fundadora de Executive Lattice, una agencia que recluta ejecutivos con sede en Denver.

Cuando dé razones personales, sea profesional, no se salga del tema y sea breve, a menos que pueda conectar el tiempo en el que no trabajó con algo que tenga un beneficio directo para la firma. Haberse tomado un año libre para cuidar a un padre enfermo, por ejemplo, le puede dar un conocimiento aplicable en el mercado del cuidado de ancianos, de los hospitales o de las aseguradoras.

Si hizo trabajos voluntarios o de consultoría, tomó clases u ocupó puestos poco remunerados para poder pagar sus cuentas, resáltelos. Trabajar en un café local, por ejemplo, le puede haber dado conocimiento sobre las necesidades de los consumidores.

Si fue despedido o abandonó su empleo en malos términos, destaque lo que aprendió con esa experiencia. Aceptar su responsabilidad muestra carácter y voluntad de aprender de sus errores. No culpe a otros, mienta ni altere fechas. Si la verdad sale a la luz, podría perder su trabajo. Si tiene un vacío de años, considere cambiar de un currículum cronológico a uno que liste sus habilidades y experiencia. Lo malo es que así dejará de resaltar su crecimiento en la primera página.

Fuente: WSJ Americas
Comentarios
Publicar un comentario