Seguridad para gerentes y altos ejecutivos

Los administradores de hoy, además de lidiar con los temas contables, de planeación y manejo de personal, son responsables de la seguridad física de la empresa; desarrollan planes para proteger las instalaciones, personas y equipos.

Además buscan, con la ayuda de expertos, prevenir la pérdida de inventarios, fraudes y robos a la compañía. No menos importante son la seguridad informática y la protección de los gerentes y ejecutivos de la compañía.

El primer paso para incrementar la seguridad personal y familiar de un gerente es la toma de conciencia de los riesgos potenciales que corre por su investidura o condición de alto ejecutivo y por la percepción de riqueza que las mismas puedan generar en la gente. Un gerente debe tener presente que, por más buen jefe que sea, siempre habrá alguien en la empresa que no comparta sus ideas, que considere injusta algunas de sus decisiones y que pueda estar planeando alguna forma de desquite. Una vez aceptados los riesgos potenciales, son muchas las pequeñas acciones que se pueden emprender para vivir dentro de un entorno más seguro; aquí algunas de ellas:

Bajo perfil

Mantenga un bajo perfil y procure no llamar la atención de quienes lo rodean, evite todo aquello que sea sinónimo de ostentación y riqueza como el uso de vehículos excesivamente lujosos, joyas llamativas y el pago de transacciones importantes en efectivo, más aún si se está en lugares públicos.


En su residencia

Verifique los documentos, antecedentes y referencias de todo el personal que labora en su casa; en lo posible constate las direcciones suministradas y tenga copia de los documento de identidad. Advierta a todos sobre los riesgos de suministrar información telefónica y a través de redes sociales que permita inferir la condición económica de la familia. Descubra los puntos débiles de su residencia y trate de fortalecerlos; antes de abrir la puerta y permitir el ingreso a su residencia, verifique la identidad del personal de empresas de servicios públicos y encuestadores y tenga mucho cuidado con el manejo de las llaves.

En su entorno social

Evite las rutinas y trate de no ser predecible; no consuma licor en lugares públicos y a la hora de desplazarse coordine la ruta con su jefe de seguridad. Identifique los lugares en los que puede ser más vulnerable y restrinja el acceso a su agenda. Evite hacer comentarios sobre sus compromisos, desplazamientos y viajes.


Desplazamientos a pie

Cuando salga a hacer deporte o tenga que caminar, procure hacerlo en compañía de otras personas; evite los parajes solitarios, oscuros y peligrosos donde pueda ser atacado. Tenga siempre a mano algún equipo de comunicación y cambie constantemente de ruta. Verifique la actitud de las personas que encuentra en su camino y cambie de acera ante la menor sospecha.


Desplazamiento en vehículos

Tenga cuidado con los retenes y personas que le solicitan detenerse en la vía. No abra las puertas, no baje los vidrios y evite descender del vehículo hasta no estar seguro de la identidad del agente que lo requiere. Cuando encuentre obstáculos, procure eludirlos e incluso regresar antes que detener el vehículo y bajar a retirarlos.

Sugerencias para el desplazamiento en vehículos

Procure viajar acompañado; mantenga su vehículo en buenas condiciones y con suficiente cantidad de combustible. Lleve en el baúl carteras y maletines que puedan ser objeto de atención por parte de los delincuentes. Si por fuerza mayor tiene que tomar un taxi en la calle, ojalá no la haga solo. En todo caso, llame a alguien que pueda tomar los datos del vehículo en el que se va a desplazar.

Fuente: Fernando Albán Díaz del Castillo - Diario La República

Comentarios
Publicar un comentario