Gobierno de Venezuela interviene el mercado paralelo


Venezuela intervino el miércoles el mercado paralelo de cambios a través de una subasta de bonos por 50 millones de dólares a 90 días y cero cupón, para dotar de divisa estadounidense a empresas y personas en medio del vigente control de la moneda y tras la devaluación del bolívar.

El Banco Central de Venezuela lanzó la oferta de su Bono Cambiario Venezolano (BCV), denominado en dólares y con un precio único de 116.25%, confirmando informaciones previas divulgadas por Reuters.

El bono es pagadero en bolívares a una tasa de cambio de 4.3 bolívares por dólar y los papeles podrán ser negociados en el mercado secundario nacional e internacional luego de su liquidación, el 14 de enero.

El emisor recibirá las ofertas este miércoles desde las 14:00 hora local (18:30 GMT) por dos horas, luego de modificar el lapso inicialmente informado de una hora. Los resultados serán anunciados el mismo día.

La oferta mínima es de 1,000 dólares y las posturas pueden ampliarse a múltiplos de 1,000 dólares.

El presidente Hugo Chávez, que se había resistido por años a ajustar el tipo de cambio argumentando que era una medida capitalista, anunció el viernes una devaluación desde 2.15 bolívares por dólar a 2.6 bolívares por dólar para bienes prioritarios y creó el nuevo "dólar petrolero" a 4.3 bolívares para otros rubros.

Además, anunció que el Gobierno y el Banco Central intervendrían activamente en el mercado paralelo para evitar la especulación, en momentos en que el tipo de cambio se ubicaba en alrededor de 6.2 bolívares, muy por encima de la tasa única oficial de 2.15 bolívares que regía desde el 2005.

"Ese dólar permuta los vamos a jalar hacia abajo (...) Con la intervención que va a ser sostenida, permanente y fuerte hasta donde se requiera del BCV", dijo Chávez el miércoles, afirmando que su Gobierno tiene dólares suficientes para viajeros, remesas y las importaciones necesarias.

Antes de la convocatoria oficial, la noticia de la inminente subasta hizo que el dólar paralelo y el llamado "permuta" bajaran desde

6.4-6.5 bolívares el martes a 5.7/5.85 bolívares el miércoles por la mañana. En la tarde rondaba 5.85/6 bolívares por cobertura de posiciones cortas.

Estrategia monetaria

Una fuente de alto rango del Gobierno dijo que la administración de Chávez busca que la tasa de cambio paralelo ronde los 5 bolívares por dólar, en un intento por aminorar las presiones inflacionarias.

Explicó que la política de emisiones será "permanente".

Aunque el Gobierno de Chávez desestimó por años al mercado paralelo argumentando que era especulativo y marginal, con el tiempo ha admitido que su existencia y su alta tasa de cambio han sido determinantes para atizar la alta inflación en el país, cuya economía esta en recesión.

Analistas calculan que más de la mitad de las importaciones que hizo Venezuela en el 2009 se realizaron con dólares no oficiales, a una tasa promedio de 6 bolívares.

El lunes, operadores habían previsto que el tipo de cambio bajaría cuando el Gobierno anunciara la manera como intervendría en el mercado paralelo, validando de hecho un tercer tipo de cambio en el país petrolero, donde impera un férreo control cambiario desde el 2003.

Las modificaciones cambiarias fueron recibidas favorablemente por bancos de inversión y calificadoras, que vieron en la devaluación una vía para que el Gobierno alivie sus apretadas cuentas fiscales en un año de fuerte gasto por las elecciones legislativas de septiembre.

"No me gusta un régimen cambiario con tasas múltiples, pero eso es una política con un objetivo razonable que es reducir la brecha entre el dólar petrolero y el permuta, y ello reduce las distorsiones en la economía y ayuda a controlar la inflación", dijo Boris Segura, analista de RBS Global Banking & Markets.

Sin embargo, los enemigos políticos de Chávez dijeron que la inflación, que cerró el 2009 en 25.1%, se disparará y empobrecerá más a los venezolanos.

Chávez, que enfrenta una baja en su popularidad por frecuentes y prolongados apagones y racionamientos de agua, resaltó la devaluación como una medida que beneficiará al pueblo porque restringirá las importaciones y promoverá el aparato productivo local y las exportaciones.

Tras afirmar por meses el año pasado que Venezuela no sería tocada por la crisis financiera global, el mandatario enfrenta ahora una recesión económica que ha mermado el consumo y la inversión.
Comentarios
Publicar un comentario