Vivir con inflación en Venezuela


En una panadería del este de Caracas, las decenas de latas de melocotones en almíbar que estaban expuestas ayer casi como elemento decorativo hoy han desaparecido. "Una señora se las llevó todas. Estaban a precio viejo", explica el joven que atiende el mostrador.
El "precio viejo" puede ser el de hace una semana o el de hace meses. Depende de la exactitud de los registros en los libros del comercio en cuestión o de la buena memoria del vendedor, porque la costumbre de poner etiquetas en los productos parece haber caído mayormente en desuso.

Muchos supermercados anuncian los precios con carteles colocados en los anaqueles u ofrecen máquinas lectoras de códigos de barra para los interesados en chequearlos antes que recibir una sorpresa a la hora de pagar en caja.
"No es práctico etiquetar, porque cambia mucho", señala un encargado en uno de estos supermercados. Y no se trata de un fenómeno nuevo: durante los años noventa, la inflación en Venezuela llegó a superar el 100% (en 1996) y durante la primera década del siglo XXI siempre ha tenido dos dígitos (el mejor registro corresponde a 2001, con 12,3%).
De acuerdo con datos del FMI, en 2009 alcanzó el 28%, la segunda más alta del mundo después de la República Democrática del Congo. El Banco Central de Venezuela todavía no ha publicado las cifras oficiales correspondientes al cierre del año; las más recientes son de noviembre, y entonces el acumulado era de 23%.

"Zanqueando"

"Uno tiene que estar zanqueando, brincando más que un canguro de aquí para allá para poder rendir los reales", le explica a BBC Mundo una ama de casa.

"Los precios cambian de un abasto a otro, que no te queda a más de una cuadra de distancia. Y a veces de un día para otro. Los que más se tardan en cambiar el precio son los que después van y lo aumentan una barbaridad de un solo golpe", añade otra compradora.

De acuerdo con datos del Centro de Análisis de los Trabajadores (CENDA), la canasta básica de alimentos y servicios tiene un costo en Venezuela de 3.913 bolívares (unos US$ 1.800 a tasa oficial), mientras que el ingreso familiar promedio (dos salarios mínimos) es de 1.918 bolívares (unos US$900).

"No es práctico etiquetar, porque (el precio) cambia mucho. "

Encargado de supermercado

 
Para algunos, una forma de bajar costos es acudir a la red oficial de distribución de alimentos a bajo precio, Mercal. Pero no para las clientas del supermercado del este. "¡Qué va! La calidad es más baja que el cipote", dice la primera, que tampoco se siente atraída por las largas colas que a veces se arman en los Mercales móviles (camiones) o tiendas formales.

Según el vicepresidente de la comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, Simón Escalona (del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela), programas como Mercal están dirigidos a las grandes mayorías y hacen una diferencia que no contemplan indicadores tradicionales como la inflación o Índice de Precios al Consumidor (IPC).

"Hay unos indicadores que tiene el Banco Central, pero sólo recogen los precios del sector comercial, del sector privado. No incluye cómo se beneficia la inmensa población venezolana en materia de alimentos, educación y salud con programas que son gratuitos o con subsidios. Pero si hacemos un cruce entre el indicador comercial y estos programas que se llaman sociales, podemos decir que la inflación venezolana no es como dicen, sino que es relativa", le dijo a BBC Mundo.

Para Escalona, los altos niveles registrados en el sector comercial se explican también por un "aspecto político, y es que aquí los empresarios no trabajan en función de progresar con el país sino que tienen una posición política de desestabilizar; por eso fomentan una especulación en los precios y pronostican desastres económicos".

Otra versión

No lo ven así los analistas de oposición o los académicos críticos, a quienes no sorprende que Venezuela aparezca en la parte alta del "ranking" de países inflacionarios.

"Uno tiene que estar zanqueando, brincando más que un canguro de aquí para allá para poder rendir los reales. "

Una ama de casa.

 
Uno de ellos es Miguel Ángel Santos, profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), quien le dijo a BBC Mundo que el fenómeno tiene que ver con el gasto público y la falta de inversión.

"El precio del petróleo (del que depende en gran medida la economía venezolana) ha subido mucho. El gobierno cambia petróleo por bolívares en una economía donde nadie está invirtiendo porque todo el mundo está aterrado por las estatizaciones, las nacionalizaciones y demás medidas. Si le sigues tirando dinero a esa economía y en lugar de promover la inversión promueves el pánico, estás lanzando dinero sin que se produzcan bienes", explicó.

Santos desestimó el argumento de la especulación. "Ésta tiene lugar cuando hay muy pocos productores, cuando nadie más está produciendo un bien. El gobierno, en vez de generar más productores, ha ido exprimiendo a los pocos que hay. El problema no se corrige agarrando a palos a los que quedan en pie", opinó.

Por su parte, en una entrevista concedida en noviembre pasado a la prensa local, el presidente del Banco Central, Nelson Merentes, admitió que la inflación era su "mayor preocupación". Dijo que la proyección para 2010 es cercana a 22%, y señaló que esperaba poder bajarla a un dígito para el año 2012.

Fuente: BBC Mundo
1 comentario on "Vivir con inflación en Venezuela"
  1. Dos añadidos:

    "Las devaluaciones, además, han sido la medida de la incompetencia económica de los líderes del país, puesto que generan ingresos ficticios para equilibrar las mal gestionadas cuentas públicas. Lusinchi terminó devaluando un 132% durante su quinquenio. Carlos Andrés Pérez, un 133,98%. Rafael Caldera(en su segundo mandato), un 268%. Y Hugo Chávez, que ya lleva la friolera de once años en el poder, ha devaluado la moneda un 609,92% si incluimos el ajuste del viernes,
    .../...
    Chávez y Alí Rodriguez, titular de Economía y Finanzas, aseguran que a diferencia de las devaluaciones del pasado, la suya no tiene motivos fiscales. Una explicación que nadie cree. De una tacada, en un año electoral que se afronta con una reducción de ingresos por la caida del petróleo, la contribución de la principal fuente de divisas se duplicará en términos de moneda local.
    John Müller/EL MUNDO (España) 12 enero 2009

    Y tambien:

    "La principal responsabilidad de la situación radica en el sistema de conducción del proceso y en la nueva clase política (NCP). El primero es dirigido por el Presidente y el segundo proporciona los sujetos que conducen la política. La responsabilidad de la situación es doble: radica en el conductor del sistema y en los sectores dominantes de la NCP. Estos se han subordinado totalmente a los designios del líder, movidos por sus intereses personales de poder y descuidando su responsabilidad histórica de ser garantes de los intereses de las mayorías."


    HEINZ DIETERICH/EL NACIONAL(Venezuela)12 enero 2009

    Pobre Venezuela..."tan lejos de dios" y en manos de uno que se cree...

    Ah, y se me olvidaba...y con una oposición tan patética, precaria y "miserable".

    ResponderEliminar