Los grandes despidos también pueden tener altos costos


Estudios indican que las firmas que realizan recortes drásticos de personal se demoran más en recuperarse de una recesión y comprometen su competitividad

A principios de la última década, cuando sus ventas cayeron 11% en dos años, Honeywell International Inc. eliminó 31.000 empleos, una cuarta parte de su fuerza laboral, canceló el desarrollo de nuevos productos y redujo sus planes de expansión global. Estas acciones "diezmaron nuestra base industrial", reconoció recientemente el presidente ejecutivo de Honeywell, David Cote, en una reunión con accionistas de la compañía.

Durante la reciente recesión, Honeywell cambió de estrategia. Las ventas declinaron 15% el año pasado y las ganancias se contrajeron 23%, pero el conglomerado industrial recurrió a las suspensiones temporales de empleos y recortes de beneficios para limitar a 6.000 el número de despidos, alrededor de 5% de su personal. Al mismo tiempo, Honeywell lanzó 600 productos, incluyendo controles industriales avanzados y turbocargadores de bajo consumo.

Ahora que la economía estadounidense muestra una mejoría, Honeywell cosecha los frutos de su decisión. El mes pasado, la compañía de Morristown, Nueva Jersey, divulgó un alza de 3% en sus ingresos del primer trimestre y aumentó su previsión de ventas y ganancias para el resto del año.

Esto no es casualidad, afirman algunos expertos. Las compañías que limitan y focalizan sus despidos suelen obtener mejores resultados durante las recuperaciones económicas que las que llevan a cabo recortes drásticos de plantilla a lo largo y ancho de la compañía.

"No se puede reducir y reducir para prosperar", afirma Wayne Cascio, profesor de negocios en la Universidad de Colorado, en Denver.

Cascio ha estudiado durante 18 años el rendimiento de las compañías que integran el índice bursátil Standard & Poor's 500. Su conclusión: las que hacen los mayores recortes en relación a otros rivales del mismo sector obtienen las menores ganancias y retornos bursátiles incluso nueve años después de una recesión.

Gad Levanon, economista jefe del grupo de estudios The Conference Board, afirma que el número de horas trabajadas en EE.UU. cayó más que la producción en 2008 y 2009, una situación que contradice la tendencia habitual durante las recesiones.

Unas 100 compañías del S&P 500 redujeron personal en al menos 10%, según un análisis de The Wall Street Journal a la información presentada a la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC). Treinta y nueve empresas redujeron más del 20% de sus empleos previos a la recesión.

Numerosas firmas tuvieron pocas opciones, especialmente en industrias duramente afectadas como la financiera, la automotriz, de la construcción y algunos segmentos de la tecnología. Ochenta y ocho compañías del índice, casi una quinta parte del total, registraron una caída de al menos 20% en sus ingresos en 2009 frente a 2007, cuando comenzó la recesión. Estas pronunciadas bajas en la facturación crean obstáculos para la recuperación bajo cualquier estrategia.

Los grandes recortes, en todo caso, parecen haber ayudado a apuntalar las finanzas de algunas compañías. Ford Motor Co. eliminó en los últimos dos años 48.000 empleos, aproximadamente 20% de su fuerza laboral previa a la recesión. En parte como resultado de ello, la automotriz ha registrado cuatro trimestres consecutivos de ganancias y acaba de aumentar la producción para hacer frente a la creciente demanda de sus vehículos.

Otras empresas que hicieron drásticas reducciones siguen en aprietos. Sprint Nextel Corp. recortó su fuerza laboral en una tercera parte, dejándola en 40.000 trabajadores, en parte subcontratando la gestión de su red. Pero la compañía de telecomunicaciones aumentó sus pérdidas en el primer trimestre y perdió unos 75.000 clientes netos. Un portavoz de Sprint recalca que la empresa está operando más eficazmente y "haciendo evidentes progresos para reactivar nuestro negocio".

Algunos ejecutivos temen que los recientes recortes hayan ido demasiado lejos. Entre los 542 ejecutivos que respondieron en diciembre a una encuesta de la Universidad de Duke y de la revista CFO, un 46% manifestó que las empresas habían tomado medidas durante la recesión que podrían dañar su crecimiento a largo plazo. El temor más citado por los encuestados: "drásticos recortes en la fuerza laboral".

Algunas compañías continuaron añadiendo empleos durante la recesión, si bien muchos eran puestos con salarios relativamente bajos, a tiempo parcial o fuera de EE.UU. La empresa del S&P 500 que más empleos creó fue Yum Brands Inc., operadora de las cadenas de restaurantes KFC, Taco Bell y Pizza Hut. Yum agregó 49.000 puestos de trabajo en los últimos dos años, ayudada por su expansión en China y otros mercados internacionales. De sus 350.000 empleados, 86% trabaja a tiempo parcial y 79% se encuentra fuera de EE.UU.

Entre las empresas que sacaron las tijeras, la manera en que abordan los despidos masivos puede tener tanta o más influencia en su competitividad que el número de empleos recortado, dicen los analistas.

Las compañías que aprovecharon la recesión para eliminar a los empleados de peor rendimiento y reestructurar procesos extremadamente burocráticos tendrán mejores resultados que las que recortaron empleos a diestra y siniestra, indican.

A menudo, las compañías difieren en sus respuestas a una recesión dependiendo de las circunstancias. Consideremos a las siderúrgicas Nucor Corp. y U.S. Steel Corp. El año pasado, ambas registraron pérdidas y vieron cómo sus ingresos caían cerca de 53%.

Nucor, que utiliza metal reciclado para fabricar acero en plantas más pequeñas y nuevas, redujo unos 1.300 empleos, o 6% de su fuerza laboral. Su presidente ejecutivo, Dan DiMicco, declinó hacer comentarios.

U.S. Steel, que produce acero del mineral de hierro, cerró fundiciones y eliminó 6.000 puestos de trabajo, o alrededor de 12%. Una portavoz de U.S. Steel no respondió a las peticiones para hacer declaraciones al respecto.

Fuente: WSJ Americas
Comentarios
Publicar un comentario