El mayor desafío de las empresas: la ética



La ética funciona como una norma que rige la conducta humana. O al menos así lo explica el diccionario de la Real Academia Española, pero es acaso esta misma ética la que asumen las organizaciones, o mejor aún, tiene relación con el auge de la responsabilidad social de la que hoy tanto se habla. Pues bien, hablar de ética no es algo fácil. Sin embargo, para Hugo Alberto Niño Caro, docente de Instituto de Posgrados de la Universidad de la Sabana y director del Instituto Latinoamericano de Liderazgo, la ética es el eje articulador que tiene el hombre para poder vivir, sobrevivir y convivir "de lo contrario sería un verdadero fracaso".
El tema de la globalización ha llevado a que el mundo actual sea rico no sólo en contenidos, sino también en posibilidades, es por eso que la información hoy lograr invadir todas las esferas de la sociedad. No obstante, para este docente, las personas no han sido educadas para tener criterio y seleccionar lo bueno y lo malo.
Por ejemplo, "lo que antes se hacía en el hogar para rescatar los valores ya no se hace porque entre otras cosas, la nueva configuración de familia aportante ha puesto la crianza de los hijos en manos de otros", razón por la cual la humanidad "se pierde en un remolino de contradicciones buscando respuestas en lo económico sin ir más allá de lo intangible", dice.

El papel de la ética moderna

Para Niño Caro, el concepto de ética empresarial generalmente está asociado con temas sobre peculado, prácticas monopolistas, estafas, fraudes fiscales y comerciales y otra serie de delitos, y no como el instrumento que obliga a reflexionar sobre las actividades cotidianas de los seres humanos.
"El modelo individual se traduce en tener todo sin el mayor esfuerzo conduciéndo a las personas a fenómenos de corrupción social tan inquietantes donde la confianza se derrumba completamente", manifiesta.
La experiencia de años de trabajo hacen pensar a Niño que las consecuencias de los males que aquejan al país con relación a la ética es variada, pero las causas parecen radicar entre otras. en situaciones como "la aparición de nuevo valores, la destructuración de la familia, la globalización y la deshumanización".

La diferencia

Niño Caro argumenta que las máquinas hasta las más sofisticadas al final resulta ser la misma para todos. "Lo que marca la diferencia es la calidad de las personas, donde se halla toda capacidad de mejora y de innovación para llegar a la responsabilidad corporativa".
Es claro que la introducción de la tecnología "permite superar el cuantitativimo de la economía de escala y abre la posibilidad a un mundo de conocimiento y decisiones donde lo único que cuenta es la inteligencia y la voluntad", explica.

Compromiso y responsabilidad

Carlos Bernal Quintero, especialista en gerencia para el Desarrollo Sostenible, cree que en el país "hemos avanzado aunque el camino es todavía largo y se requiere mayor compromiso de la sociedad".
De hecho, afirma que una economía no puede considerarse exitosa sino no puede dar respuesta a todas las necesidades que le urgen a la población.
"Una ciudad como Ibague que tiene desempleo, pobreza, hambre, problemas de nutrición y de vivienda tiene la misión de combatirlos con ayuda del Gobierno y del sector privado", .

¿Cuándo una empresa tiene ética?

Bernal interpreta cómo integrar los objetivos principales de la empresa con la legimitidad, pero esta fusión sucede cuando "yo los juzgo a la luz de los principios", dice. Además es necesario mirar el manejo que se le da la gente "si es tratada con dignidad porque no siempre lo ético es legal".
Finalmente cuando la visión que se tiene del trabajo es fuente de enriquecimiento para encontrar el desarrollo y crecimiento del ser, se sabe que una empresa es ética porque trabaja por el bien común".

Fuente: El Nuevo Dia
Comentarios
Publicar un comentario