¿Quién es el encargado de motivar al jefe?




La idea que defiende Atesora es que no se debe poner en los demás la responsabilidad de motivarnos
Ahora que tanto se habla sobre la motivación de los equipos, la retención del talento, etc., nadie repara en la motivación del directivo. ¿Quién motiva al jefe? Desde Atesora se destaca que, como en todo, la motivación empieza por uno mismo.

La desmotivación reina en el ambiente, la palabra “crisis” se sigue escuchando de forma incesante y, en consecuencia, la falta de motivación es uno de los principales lastres de las empresas. Sin embargo, nadie repara en que no sólo los equipos están desmotivados, también el jefe puede estarlo.

Mucho se habla del papel trascendental que tiene que desempeñar el directivo como motivador de sus equipos y colaboradores. Sin embargo, son pocos los que reparan en quién puede motivar al superior.

“Pese a lo que suele pensarse, la motivación es una puerta que se abre desde dentro, aunque ésta se abra hacia fuera”, afirma Miguel Labrador, director del área de Desarrollo de Atesora. Esto quiere decir que somos nosotros mismos los responsables de encontrar un motivo, una razón para la acción, o lo que es lo mismo, hacernos cargo de nuestra motivación. “La pregunta no es quién motiva a quién, sino qué motiva a quién y cómo. Desde este paradigma, desaparecen los roles de motivadores y motivados y pasamos a asumir el mando, participando más activamente en nosotros mismos”, comenta Labrador.

La idea es que no se debe poner en los demás la responsabilidad de motivarnos, “es como delegar nuestro propio caminar en una tercera persona”. El directivo puede caer en algún momento de su carrera en esta actitud de victimismo.

En definitiva, tal y como destaca Miguel Labrador, “toda motivación nace de lo que llamo el proceso VRA: esto es, la alineación entre nuestros valores (y el proceso de valorar), nuestras razones y propósitos y las acciones que escogemos para ello”; a lo que añade “la motivación no es algo que tengamos, es algo que hacemos y por ende podemos ser más hábiles creándola, si tenemos las herramientas, distinciones y preparación adecuada para ello”.

Fuente: Equipos & Talento
Comentarios
Publicar un comentario