Los juegos sociales pueden ayudar a mejorar el trabajo en equipo en las empresas






No es raro ver cuando una gran compañía de Estados Unidos enseña sus oficinas que disponen de amplios espacios y tabmién salas de descanso y en las que se pueden ver consolas de videojuegos y otros elementos de ocio. Casi siempre incorporan un componente social, de grupo, para compartir entre varios empleados. En muchos casos, los juegos sociales pueden ayudar a mejorar el trabajo en equipo en las empresas.
Pero también en España encontramos ejemplos de estas salas de relax con juegos sociales. Sin ir más lejos un ejemplo son las oficinas de Sage España en Cataluña. Estas salas pueden ayudar a que los trabajadores se relajen en sus momentos de descanso y vuelvan a la actividad con menos cansancio mental y mejorar de esta forma la productividad. Pero también el componente de trabajo en equipo para conseguir un objetivo común en el juego, nos ayudará a desarrollar eso mismo, cuando se trate de colaborar entre los miembros de nuestra empresa o entre los distintos departamentos.
El primer paso es un buen ambiente dentro de la empresa
Claro que para comenzar a poner en marcha estas prácticas tenemos que partir de unos mínimos. En la empresa tiene que existir un buen ambiente, o por lo menos un ambiente correcto. Utilizar este tipo de juegos para intentar dar la vuelta a un mal ambiente en la empresa es complicado. Y por supuesto no se hace de la noche a la mañana.
Es más fácil mejorar la relación entre los empleados, reforzar el sentimiento de grupo y mejorar el ambiente general. Es uno de los aspectos intangibles, difíciles de medir en las empresas, pero que influye de manera notable en el ánimo con el que la gente va a trabajar cada día. Y de paso en la ganas que tienen de trabajar, afectando a la productividad. Todos sabemos que un empleado descontento, desmotivado rendirá menos.
Los juegos sociales nos pueden ayudar a mejorar todo esto. Claro que muchos podemos pensar que es necesario realizar una inversión para comprar consolas, no tenemos espacio en la empresa o no vemos a nuestros empleados utilizando un juego de baile para realizar coreografías al ritmo de una canción. Cada empresa debe encontrar los juegos que motiven a sus trabajadores a participar.
Juegos sociales distintos para cada grupo social
Como he comentado antes, en las startups de Estados Unidos no es raro ver las consolas en estas áreas de descanso. Es lógico, son empresas con empleados muy jóvenes que por lo general mantienen una buena relación tecnológica con este tipo de juegos. Pero si tu empresa no llaman la atención se pueden encontrar otras soluciones más adecuadas. Sólo es importante que siempre tengan un componente social, de trabajo en equipo, de colaboración o fomento de la conversación.
Y también que la duración sea breve si se va a desarrollar dentro de la empresa. Sobre todo al inicio, puesto que una vez que hemos conseguido un buen ambiente de trabajo, podemos plantear otras alternativas. Por ejemplo, es mejor un futbolín, una diana de dardos que juegos de cartas, por ejemplo. Más que nada porque las partidas son más cortas, y no entorpecen las jornadas de trabajo ni las prolongan en el tiempo. Mientras que los juegos de cartas necesitan de un mayor tiempo para terminar las partidas.
Se pueden realizar campeonatos con todo tipo de juegos, pero más que hacerlos de forma individual se harán por equipos, entre departamentos, por ejemplo. Se trata de mejorar de forma natural los canales de comunicación interna, mejorar la empatía entre los empleados en esos momentos de juego, más relajados que en el ambiente laboral costaría más hacerlo.
Lo más complicado es encontrar los juegos que sean adecuados para nuestra empresa. Sobre todo al principio, para romper el hielo. Tienen que ser juegos que sean atractivos para el mayor número posible de trabajadores, es necesario que tengan un factor de comunicación importante, que fomenten el diálogo entre los miembros del mismo. Lo mejor es dejar que los propios empleados los que los propongan.
Conozco alguna empresa que ha mejorado mucho su ambiente de trabajo creando una liga de fútbol online, donde los miembros de los equipos actuaban como entrenadores, comprando y vendiendo jugadores, lo que implicaba tener que mantener contacto con otros miembros del equipo para negociar precios, condiciones, etc. En esta misma empresa, cuando luego tenían que ponerse en contacto para concretar precios, condiciones o fechas de entrega de un pedido para un cliente luego todo era mucho más fácil.
Fuente: El Blog Salmón

Comentarios
Publicar un comentario