¿Cuándo conviene cambiar de empleo?

Cambiar de trabajo puede ser una decisión fácil cuando otra compañía te ofrece mejores condiciones de sueldo, cercanía, giro, y posibilidades de ascenso.

Pero es más difícil tomar esta decisión cuando los beneficios nos son tan abrumadoramente mejores. En esos casos la situación exige que consideres con más calma los pros y los contras, ya que la decisión puede ser la mejor, ¡o la peor!

La pregunta es: ¿qué debemos considerar cuando nos ofrecen un nuevo empleo?

Tu estado emocional.

Estar en una crisis personal (divorcio, pérdida de un ser querido, dificultades legales, etc.) dificultará la etapa de adaptación en el nuevo trabajo y requerirá de mucho más energía de tu parte transitar por este proceso.

Tu situación en la empresa actual.

Si te acaban de dar un ascenso en la compañía actual seguramente significa que reconocen tu capacidad y habilidades. Es probable que en el futuro te consideren para posiciones mejores.

La economía.

Típicamente, si la situación económica del país no es buena, cambiar de trabajo puede ser riesgoso. Sin embargo, dado que Venezuela vive en crisis permanente, quizás este punto pueda obviarse para algunos casos.

Las diferencias entre tu trabajo presente y el trabajo futuro.

Si la nueva empresa te ofrece sueldo, posibilidades y condiciones de trabajo muy similares a las que tienes, considera este cambio como lateral en vez de hacia adelante. Piensa si quieres hacer un cambio de este tipo. Una excepción seria que el puesto ofrecido esté en un campo (o compañía) donde siempre hayas deseado trabajar.

Si la otra empresa te ofrece mejor sueldo, pero las condiciones de trabajo son peores o la empresa está en un giro que no te agrada, quizás sea mejor ganar un poquito menos y sentirte a gusto que ganar más y detestar tu trabajo.

Tus propios objetivos.



Si el empleo actual no te permite conseguir tus metas ni te ofrece perspectivas a corto, mediano o largo plazo, es mejor cambiar a otro empleo que te ponga en un camino más claro.

Si existen cambios en la estructura organizacional donde se observan despidos masivos de personal, es mejor considerar la opción de cambiar de empleo.

Si la empresa está pasando por serios o graves problemas económicos y puede observarse en el horizonte un probable cierre o quiebra, es mejor aceptar otro empleo.

Si te encuentras ejerciendo la misma posición por años realizado tareas que no te gustan pero te han prometido que esa situación cambiará y no ha sucedido así, es mejor cambiar de empleo.

Si observas que tus compañeros y jefes critican tu trabajo cuando antes lo elogiaban y se muestran distantes, fríos y hasta algo groseros cuando antes eran amables y simpáticos, sería mejor evaluar la posibilidad de aceptar el otro trabajo.

Si te ofrecen una contraoferta, revisa muy bien los motivos que te llevaron a pensar en cambiar de empleo. Si son válidos, continúa con tu plan de acción.

Está claro que cambiar de empleo no es recomendable en todo momento ni por cualquier otro empleo. Lo más importante es que esta nueva oportunidad te acerque más a tus objetivos profesionales y que vayas desarrollando tus cualidades personales.
Comentarios
Publicar un comentario