Como usan Twitter los líderes


Los ejecutivos como Bill Gates se suman al club de los aficionados a Twitter

Bill Gates, fundador de Microsoft, está de vacaciones en la Antártida. John Lilly, consejero delegado de la empresa Mozilla, se acaba de comprar un nuevo ordenador iMac (de 27 pulgadas) que tiene problemas de arranque y, además, visita varias guarderías. Tony Hsieh, consejero delegado de la empresa de venta de ropa y calzado por Internet Zappos, ha disfrutado del amanecer en una playa de Manhattan, contemplando dos delfines. Su colega Bob Parsons, fundador de la empresa de venta de dominios Go Daddy, se prepara para ver la última prueba del Nascar en Fontana (California) y admira el clima de su lugar de residencia, Scottsdale (Arizona). Parsons cree que la vida es breve y que hay que disfrutarla en lugares donde brilla el sol. El consejero delegado del portal de subastas online eBay, Jonn Donahoe, no es que piense lo contrario, pero ha tenido que desplazarse a Siberia para participar en unas jornadas bilaterales sobre innovación entre EEUU y Rusia. Por su parte, Jay Adelson, propietario de la red social Digg, lamenta la marcha forzada del presentador Conan O'Brien de la cadena de televisión NBC.

Toda esta información ha sido facilitada por los propios protagonistas a través de sus cuentas personales de Twitter, la red social fundada en 2006 por su consejero delegado, Evan Williams, que acaba de confesar que ha vuelto al gimnasio después de mucho tiempo, tras sentirse "atrofiado". Twitter, con 75 millones de usuarios al cierre de 2009, se ha convertido en un reality show a través de la red, en el que, por medio de mensajes de 140 caracteres, se puede seguir, minuto a minuto, la vida de los miembros de la comunidad, incluidos los presidentes y los consejeros delegados de las grandes corporaciones estadounidenses. A pesar de que la presencia de los primeros ejecutivos en la red todavía es muy minoritaria, la pasión por twittear empieza a hacer mella en este colectivo y no sólo entre los procedentes del mundo punto com. El inversor Warren Buffett también tiene su propia cuenta, lanzada en febrero de 2009 e inactiva desde entonces, igual que Howard Schultz, presidente de la cadena estadounidense de cafeterías Starbucks.

La red social fundada por Williams se ha convertido así en un vehículo masivo e instantáneo para dar a conocer los movimientos de los ejecutivos, incluidas sus dimisiones. De este modo, Jonathan Schwartz, ex consejero delegado de la empresa informática Sun Microsystems, anunciaba el pasado jueves 4 de febrero que dejaba la compañía, tras ser adquirida por Oracle. "Hoy es mi último día en Sun. Lo echaré de menos", señaló Schwart, antes de escribir: "crisis financiera, pérdida de clientes, no más consejeros delegados".

Los ejecutivos se suman así al club de los aficionados a Twitter, que también cuenta con un número creciente de usuarios entre la clase política estadounidense. El propio presidente del país, Barack Obama, tiene una cuenta, aunque no escribe personalmente sus mensajes, a excepción de casos esporádicos, como uno que envió para pedir ayuda para las víctimas del terremoto de Haití. Ahora quiere contratar a un técnico para supervisar sus cuentas en Twitter. Hillary Clinton, secretaria de Estado, se ha sumado a la moda y el pasado 9 de febrero anunció a través de la red social que iniciaba un viaje diplomático a Qatar y Arabia Saudí, durante tres días. El mensaje se insertó en Twitter antes de que su departamento de prensa diera a conocer el viaje a la prensa estadounidense. El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, también acaba de incorporarse a Twitter y recientemente anunciaba la visita del Rey de España a la Casa Blanca, mostrando una fotografía realizada por Pete Souza.
Comentarios
Publicar un comentario en la entrada