¿Es digno de admiración ser despiadado en los negocios?

El diccionario Merriam-Webster Online dice que el adjetivo ruthless significa "despiadado, cruel". Por su parte, el Webster’s New World Dictionary que conservo desde mis épocas de estudiante explica lo siguiente cuando se refiere a los sinónimos de la palabra cruel: "ruthless implica, cuando se está en pos de un objetivo, una cruel e implacable falta de interés por los derechos o el bienestar de los demás". El diccionario de sinónimos y antónimos Larousse menciona los siguientes sinónimos en relación a despiadado: "cruel, desalmado, inhumano, inclemente, implacable, inflexible".

Ruthless aparece con cierta frecuencia en las publicaciones en inglés referido a un político o a un hombre de negocios. Alguna vez leí un artículo, por ejemplo, en el cual su autor señalaba que Bobby Kennedy era un político ruthless.

En el mundo de los negocios, Gordon Gekko, el personaje principal de la película Wall Street, mencionado anteriormente en esta serie de artículos, fue un claro ejemplo de hombre de negocios despiadado (para dejar de usar aquí la palabra en inglés). Era, además, un empresario inescrupuloso que no dudaba en transgredir la ley. Un ejemplo proveniente del mundo real lo brindó un artículo publicado en The Economist (Business: The executioner; FACE Value. Londres, 2 de diciembre de 2006) referido a un ejecutivo europeo. Decía así:

Se estima que Ferdinand Piech, durante el transcurso de su larga carrera como jefe máximo de Audi, como chief executive de Volkswagen y como chairman de la junta de supervisión de VW en la actualidad, despidió por lo menos a 30 directores. Éstos incluían a tres de sus sucesores en la dirección de Audi, una subsidiaria de VW, y a su última víctima, Bernd Pischets, quien en 2002 lo sucedió como jefe de VW. Fue otra ejecución rápida y sin derramamiento de sangre llevada a cabo por el Sr. Piech. Éste, una persona hiperactiva, de ojos azules y de 69 años de edad, combina en sus actividades comerciales la fría lógica del darwinismo con un estilo de militar despiadado.

Tal como se observa en el ejemplo anterior, el calificativo de despiadado se asigna con frecuencia a los ejecutivos que toman las decisiones de despedir cuando en las empresas se vive una "temporada" de despidos: cuanto más personas son despedidas, tanto más despiadado se es. Un autor vinculado a las actividades de una gerencia de recursos humanos señaló que "la orden de despedir suele presentarse como un objetivo presupuestario más que como una orden directa. Esto significa que un conjunto de nombres que implican vidas, valores, ambiciones, aspiraciones, habilidades, experiencias y conocimientos se reduce a una lista de salarios más overheads". (R. Donkin, Personnel Today. Sutton: 6 de febrero de 2007).

Compartir
¿Cómo juzga el público el estilo de conducción y las actividades de los empresarios despiadados? La respuesta no es inmediata. Por un lado, hay quienes sienten admiración por ellos por cuanto son los ejecutivos, tal vez no demasiado numerosos, que alcanzan los objetivos que se fijan...o les fijan. Son, por lo tanto, ejecutivos exitosos. Quienes así opinan piensan que los objetivos buscados no serían fáciles de alcanzar si uno se dejara llevar por lo que dicen, piensan o sienten los demás. Recuerdo a un ex alumno que admiraba a un ejecutivo en cuya empresa había trabajado a quien ambos conocíamos y que podía ser calificado como despiadado. "Con él aprendí a trabajar", decía.

Por el otro, hay quienes opinan que los empresarios despiadados no deberían existir. "Consiguen sus objetivos cueste lo que cueste o caiga quien caiga, sin importarles los medios de que se valen -el fin justifica los medios- ni sus consecuencias sobre la gente". Las escalas de valores y la ética empresarial se hacen evidentes entre quienes así opinan.

Un artículo publicado en Financial Times (S. Ghoshal y S. Caulkin. Londres: 19 de noviembre de 1998) se refirió al tema de los ejecutivos despiadados. Decía así:

¿Requiere la transformación de organizaciones fosilizadas y con culturas atrincheradas un nivel de crueldad en su manejo que va más allá de lo que caracteriza a la gente decente? Si así fuera, la única opción para las personas razonables que ocupen cargos gerenciales es dar un paso al costado y sacrificarse. (...) En la actualidad nos hemos vuelto a enamorar del Liderazgo con L mayúscula. La deshumanización del trabajo no es algo nuevo. Lo nuevo es la enorme presión existente en las empresas a causa de una dinámica poderosa de competencia y recompensas entre compañías inversoras y entre gerentes corporativos. La presión otorga recompensas sin precedente a los ejecutivos que "no son razonables": gente ambiciosa y con suficiente determinación como para esforzarse al máximo para cumplir con su misión para con los mercados de capitales. Ponen este objetivo encima de todo lo demás. Esto es lo que las juntas directivas buscan en sus CEOs y lo que, a su vez, los CEO’s buscan en sus subordinados. Muchas de estas personas son aclamadas en las publicaciones dedicadas a los negocios. Sus características personales reflejan el ideal del líder empresarial de hoy día: un varón intenso, capaz de tomar decisiones, despiadado, heroico e independiente. Este tipo de gerente ejerce gran influencia como role model y como reclutador que busca reproducir su propia imagen. No existen en forma aislada. Cuentan con subalternos ansiosos por imitarlos y así llegar a la cima. Existen, además, miembros de la comunidad académica y consultores -la prensa económica también juega su parte- que los justifican y que desarrollan razones por la cual el proceso debe acelerarse.

Fuente: MBA America Economia - Por Guillermo Edelberg, profesor emérito de Incae
Comentarios
Publicar un comentario